DONALD TRUMP Y LA OMS: la búsqueda de culpables en medio de una pandemia

El pasado martes 14 de abril el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ordenó la suspensión de las contribuciones al presupuesto de la Organización Mundial de la Salud (OMS), luego de varios días en los cuales manifestó sus críticas hacia dicha entidad, principalmente por su presunta falta de diligencia al exigir transparencia al gobierno chino en el manejo de la crisis a fines de 2019 e inicios de 2020. En tal sentido, el gobierno estadounidense inició una investigación de 60 a 90 días con el fin de identificar puntualmente las falencias de la OMS, a la cual se le acusa de aceptar las garantías de la República Popular China y de defender las políticas de su gobierno frente al COVID-19.

Según lo expuesto por el presidente Trump, la falta de información real proporcionada por China a la comunidad internacional, junto a las deficientes recomendaciones emitidas por la OMS, ocasionaron que el virus alcance dimensiones globales, y con ello, la pérdida de miles de vidas por el colapso de los sistemas de salud pública. Un claro ejemplo de ello es la negación de la OMS a recomendar suspender vuelos provenientes de China en enero pasado, en tanto sostuvo que las consecuencias económicas y sociales no justificaban tal medida, pues a su juicio no era eficiente para el control de una epidemia. Sin embargo, Estados Unidos aplicó la estrategia desde el 31 de enero, y resultó ser efectiva en un primer momento, a pesar de las críticas.

No obstante, si bien existen razones para cuestionar las acciones realizadas por el gobierno chino  (además de dudas sobre sus intenciones de ocultar las verdaderas cifras del impacto del COVID 19 en su país), no existe todavía información concluyente sobre actuaciones de mala fe, ni motivos para responsabilizar a la OMS por encubrimiento. De igual forma, independientemente de lo perfectible que pueda ser la gestión de la OMS (la cual se enfrenta, naturalmente, a serías limitaciones de carácter presupuestal y político, como la gran mayoría de organizaciones internacionales), la decisión de la Casa Blanca ha llamado la atención de la comunidad internacional, pues resulta inoportuno debilitar a una entidad tan importante en un contexto tan delicado. Por ello, surge la hipótesis de que las críticas y medidas en contra de la OMS son, en realidad, consecuencia de las tensiones políticas al interior de los Estados Unidos, como parte de la creación de un enemigo externo, que ayude a desviar la atención de los cuestionamientos a la gestión y el grave panorama ocasionado por el COVID-19, especialmente si se considera que Trump se enfrenta a una reelección que podría estar determinada por la percepción de esta crisis.

Los efectos del COVID 19 en los Estados Unidos

Las actuales cifras del impacto del COVID-19 en los Estados Unidos reflejan un panorama alarmante (más de medio millón de contagios y alrededor de 22 mil muertos), ante el cual surgen diversos cuestionamientos de ciudadanos y autoridades. Desde el primer caso registrado en el país el 21 de enero, y a pesar de las ya mencionadas restricciones a vuelos provenientes de China, los casos de contagios y fallecidos se han incrementado exponencialmente, sobre todo en ciudades como Nueva York. Si bien existen varios factores internos que explican el rápido avance del COVID 19 en territorio estadounidense, para los fines de la presente columna, se hará énfasis en dos de ellos: la falta de liderazgo en el marco de un sistema federal y el sistema de salud pública.

Es importante resaltar que, hasta hace poco, el gobierno federal generó una falsa sensación de control y seguridad, y descartó la necesidad de aplicar medidas de distanciamiento social, en tanto consideró que el virus no tendría mayores impactos en Norteamérica, llegando incluso a felicitar las políticas de contención del gobierno chino en enero. No obstante, en el marco de un Estado Federal, es fundamental un liderazgo claro que pueda influir y presionar a través de directrices generales dirigidas a los Estados y demás autoridades locales, con el fin de contar con políticas comunes y coordinadas, más allá de la sola declaración de emergencia. Cabe mencionar que, de acuerdo a la décima enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, los poderes no delegados ni prohibidos por ella están reservados a los Estados, por tanto, el presidente no tiene la competencia para impulsar o anular medidas en confinamiento dentro de los mismos, razón por la cual se evidencian dramáticas diferencias en las políticas implementadas en cada uno (Mars, 2020).

Esta falta de liderazgo, indispensable para cohesionar al país en esta crisis, se ve reflejada en las constantes críticas a la administración de Trump por parte de gobernadores y autoridades locales. Inclusive, el Jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EEUU, Anthony Fauci, reconoció las falencias de las políticas adoptadas desde la Casa Blanca, y la descoordinación que existe con los Estados.

Por otro lado, debe precisarse que el sistema de salud pública de los Estados Unidos, basado en su mayoría en seguros privados, es uno de los más caros y desiguales del mundo, razón por la cual aproximadamente 27,5 millones de personas no cuentan con acceso a la atención médica, además de los casi 11 millones de migrantes indocumentados. Por consiguiente, la capacidad del sistema no es suficiente para la alta cantidad de contagios, y como resultado, la cifra de muertos, especialmente en población vulnerable, se incrementa a razón de 2 mil personas por día. (BBC Mundo, 14 de abril de 2020).

El impacto de la suspensión del financiamiento a la OMS

La Organización Mundial de la Salud recauda su presupuesto en base a las contribuciones obligatorias de los 194 Estados miembros (aproximadamente 950 millones de dólares), y especialmente, de las contribuciones voluntarias estatales y no estatales (alrededor de 4,300 millones de dólares), de modo tal que esta es dependiente de este último tipo de aporte, lo cual influye en la agenda de la entidad y en la forma en la que ejecuta sus políticas. Se calcula que Estados Unidos contribuye con un 14,67% del total del presupuesto de la OMS, seguido por la Fundación Bill y Melinda Gates (9,76%), la asociación GAVI (8,9%) y el Reino Unido (7,8%). De esta forma, se puede evidenciar el impacto significativo que implica esta suspensión repentina de aportes presupuestales en la lucha contra el COVID-19 (Bermúdez, 2020).

No obstante, las consecuencias de la decisión de Donald Trump no se reducen a la pandemia actual, sino que se extienden a los distintos programas ya existentes para enfrentar enfermedades como la tuberculosis, la malaria, la polio o el VIH, así como a las campañas de salud reproductiva y de control de epidemias alrededor del mundo, especialmente en los países más pobres. Cabe mencionar también que gran parte de los recursos provenientes de EEUU se destinan a 22 países del Mediterráneo Oriental (201 millones de dólares), y a 47 países de África (151 millones) (Bermúdez, 2020).

Por tales motivos, muchos de los líderes mundiales como el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, el representante de la Unión Europea para la Política Exterior y el Presidente de la Comisión de la Unión Africana, además de autoridades de Alemania, China, Australia y Nueva Zelanda, han manifestado su preocupación por la decisión del presidente Donald Trump de seguir debilitando a la única entidad que puede direccionar una política global para hacerle frente a la pandemia del COVID-19 (BBC Mundo, 15 de abril). Por otro lado, el director general de la OMS lamentó la decisión del gobierno federal estadounidense, y aseguró que la institución que preside buscará alianzas con entidades públicas y privadas para continuar desarrollando sus actividades. Frente a ello, la Fundación Bill y Melinda Gates comunicó que incrementará sus aportes hasta los 250 millones de dólares, a fin de reducir el impacto en los países pobres, dado que, en esta coyuntura, la OMS es fundamental para impedir el colapso de los sistemas de salud más vulnerables del mundo (Peiró, 2020).

No cabe duda de que la mejor estrategia para enfrentar la pandemia es contar con una perspectiva global y de cooperación, pues, más allá de la necesaria solidaridad con las sociedades más frágiles, ningún estado será capaz de garantizar seguridad y salud mientras el COVID-19 permanezca en el resto del mundo. Dicho de otro modo, es materialmente imposible, en términos epidemiológicos, erradicar una pandemia solo en un territorio, y por tanto, se requieren esfuerzos coordinados que, a pesar de las críticas y la necesidad de una reforma futura, solo puede liderar la OMS. De este modo, se refuerza la idea inicial de que las constantes críticas y la suspensión de los aportes a la OMS por parte de la administración de Trump son parte de una estrategia que busca defender al gobierno federal, en un contexto interno en el cual la falta de liderazgo y las profundas desigualdades sociales han perfilado a los Estados Unidos como el país con más casos de COVID-19. Finalmente, la falta de liderazgo para lidiar con la pandemia no se limita a la política interna, dado que a nivel internacional, las acciones y declaraciones de los Estados Unidos no hacen más que generar un panorama favorable, a mediano y largo plazo, para la influencia global de China, cuyo gobierno ha desplegado una importante cantidad de ayuda a países europeos y de América Latina. En tal sentido, la política exterior norteamericana resulta claramente inoportuna, pues busca presionar a la OMS y discutir una reforma que, si bien es necesaria, no representa una urgencia en medio de una pandemia que está ocasionando el colapso de los sistemas de salud pública en el mundo, y con ello, muerte, pobreza y desempleo.

Referencias

  1. PEIRÓ, P. (2020). El segundo mayor donante de la OMS anuncia más dinero para el coronavirus tras el portazo de Trump en El País. Recuperado de: https://elpais.com/elpais/2020/04/16/planeta_futuro/1587031058_530432.html?utm_source=Facebook&ssm=FB_CM#Echobox=1587041349
  2. BBC Mundo. (2020, 14 de abril). Coronavirus en Estados Unidos: 4 claves que explican el impacto de la pandemia en el país con más muertos por covid-19. Recuperado de:https://www.google.com/amp/s/www.bbc.com/mundo/amp/noticias-internacional-52285817
  3. The Lancet (2020, 16 de marzo). WHO reform continues to confuse. Recuperado de: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(19)30571-9/fulltext
  4. BBC Mundo. (2020, 16 de abril). Trump contra la OMS: el presidente suspende la financiación de EE.UU. a la organización por la gestión de la pandemia. Recuperado de: https://www.google.com/amp/s/elpais.com/elpais/2020/04/15/3500_millones/1586946038_364581.amp.html
  5. El País. (2020, 16 de abril). Trump, la OMS y el problema de jugar con fuego. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/amp/noticias-internacional-52289020
  6. Bermúdez, A. (2020, 16 de abril). Coronavirus: quién financia a la OMS y qué impacto tiene la orden de Trump de suspender las aportaciones de EE.UU., el mayor contribuyente. Recuperado de: https://www.bbc.com/mundo/amp/noticias-internacional-52304822
  7. Mars, A. (2020, 14 de abril). El coronavirus abre un frente entre Trump y el poder de los Estados. Recuperado de:     https://elpais.com/sociedad/2020-04-14/el-coronavirus-abre-un-frente-entre-trump-y-el-poder-de-los-estados.html?rel=mas
  8. El País. (2020, 15 de abril). La OMS buscará nuevas alianzas tras la decisión de Trump de congelar la financiación al organismo. Recuperado de: https://www.google.com/amp/s/elpais.com/sociedad/2020-04-15/la-oms-buscara-nuevas-alianzas-tras-la-decision-de-trump-de-congelar-la-financiacion-al-organismo.html%3foutputType=amp
  9. BBC Mundo. (2020, 15 de abril). Coronavirus: las duras críticas de líderes mundiales a Trump por suspender el financiamiento de Estados Unidos a la OMS en medio de la pandemia de covid-19. Recuperado de: https://www.google.com/amp/s/www.bbc.com/mundo/amp/noticias-internacional-52292759
  10. The Guardian. (2020, 15 de abril). Health experts condemn Trump’s halting of funding to WHO. Recuperado de: https://amp.theguardian.com/world/2020/apr/15/health-experts-fears-over-trumps-suspension-of-funds-to-who
  11. The New York Times. (2020, 14 de abril). Coronavirus Updates: Trump Halts U.S. Funding of World Health Organization. Recuperado de: https://www.google.com/amp/s/www.nytimes.com/2020/04/14/us/coronavirus-updates.amp.html
DONALD TRUMP Y LA OMS: la búsqueda de culpables en medio de una pandemia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba